Recuperar la armonía y el bienestar entre las paredes domésticas se ha convertido seguramente en una tendencia.

En los últimos años, la vivienda se ha convertido en un remanso particular capaz de “protegernos” o hacernos recuperar el bienestar y el relax perdido. En realidad, el concepto no es nuevo, aunque son innovadores los medios mediante los cuales se consigue el objetivo.

Una contribución sin lugar a dudas especial, pero que se ha convertido en una tendencia ya desde hace algunos años, llega de la filosofía Feng-Shui, cuyo imperativo es vivir en armonía, o sea encontrar armonía y bienestar no sólo en el propio hogar, sino en todos los espacios de vida.

El Feng-Shui parte del principio que todo está formado por el “Chi” o sea la energía vital. Si esta energía no consigue fluir debido, por ejemplo, a un ambiente insalubre, se producirá un estancamiento de energía que determinará trastornos tanto a nivel físico como a nivel emotivo y psíquico.

¡Gracias al Feng-Shui es posible poder vivir y habitar en armonía y equilibrio! Al diseñar nuestra vivienda tendremos que asegurarnos de que cada función y cada mobiliario refleje esta filosofía. ¿Pero cómo se combina esta filosofía con las necesidades modernas?

Actualmente, por ejemplo, es normal dejar un amplio espacio al ambiente baño, puesto que se está convirtiendo en una especie de zona SPA, equipado a ser posible con Hammam dónde regenerarse y meditar, y no sólo un lugar donde ducharse o hacer las propias necesidades, mientras antiguamente este era seguramente un lugar casi innombrable.

Como vemos, la concepción moderna de un baño turco en el hogar combina perfectamente con la tradición milenaria del Feng-Shui.

Actualmente, instalar en un cuarto de baño un Hammam se ha convertido en algo muy sencillo y económico, gracias también a la flexibilidad que ofrecen las tecnologías modernas. ¿No es quizá también esta una forma para recuperar el relax? ¿Cuáles son los “requisitos” Feng-Shui para crear un ambiente baño realmente relajante y armonioso? ¿Es posible equipar el proprio baño con un Baño turco sin desnaturalizar la energía del hogar? Presentamos algunos consejos sencillos para convertir nuestro SPA en un SPA Feng-Shui Effegibi.

Según el arte del Feng-Shui, el baño es la habitación donde ocuparse del propio cuerpo purificándolo con el agua, elemento vital, dándole la energía útil para vivir cada jornada u ofrecerle relax después de una actividad intensa. Esta es la razón por la que el baño tiene que ser un ambiente luminoso, perfectamente ventilado, fácil de limpiar y tiene que estar amueblado de forma armónica para garantizar una buena salud.

La orientación ideal para el baño es el norte, pero también se tiene que evitar colocarlo al lado de la cocina, en la entrada principal del hogar o junto al dormitorio.

Es también esencial separar las distintas funciones del baño: la zona para la limpieza y el cuidado del cuerpo, por un lado, y la zona para llevar a cabo las necesidades fisiológicas, por otro. El agua es el elemento vivificante cargado de energía positiva, que es necesario evocar también en el mobiliario del baño, mediante baldosas reflectantes preferentemente de color azul, o en cualquier caso un color que recuerde el agua.

¿Por qué entonces, siguiendo esta filosofía, no obtener dentro del baño del propio hogar una zona relax mediante la instalación de un baño turco? Nuestra vivienda dejará de ser un simple lugar donde vivir y se convertirá en un auténtico SPA dónde meditar y encontrarse consigo mismo.

Las soluciones Effegibi, constantemente a la vanguardia, permiten un nivel de adaptabilidad a todos los baños, a partir del más compacto hasta el auténtico centro de bienestar profesional. La ducha puede convertirse fácilmente en una pequeña ducha con baño turco, completamente personalizable tanto en la concepción como en los acabados.

Effegibi, descubrir los principios milenarios es ahora posible.